Climatización de piletas

Una de las aplicaciones más sencillas de la energía solar térmica es en los sistemas para climatizar piscinas. Las principales ventajas del sistema son el mantenimiento nulo y que no consume ni gas ni electricidad para el calentamiento del agua.

Los colectores más modernos se fabrican con cañerías de polipropileno organizadas en módulos. El sistema de calentamiento por paneles solares funciona como un circuito cerrado que conecta a la pileta con los colectores a través de un tubo de alimentación y otro de retorno.

“Usando la bomba del sistema de filtrado de la piscina, el agua se bombea al colector solar, donde se calienta por la acción del sol a medida que circula por los delgados tubos de polipropileno del colector”. Por un caño de retorno, el agua caliente baja a la piscina y el proceso se repite hasta lograr la temperatura deseada. El material plástico evita las incrustaciones y no se ve afectado por los rayos UV.

Al incorporar un calentador solar se estira el período de uso de la pileta. “Desde la primavera hasta el otoño, el sistema eleva la temperatura de entrada del agua en 10º C, con lo que se obtienen temperaturas de entre 25 y 32°C”.

Para calcular la superficie de colector necesaria, se considera un área equivalente al 70 % del espejo de agua. Y se pueden instalar en el techo porque son muy livianos (pesan unos 5 kilos por metro cuadrado con carga de agua). “Lo importante es que les de el sol de lleno de 10 de la mañana a 4 de la tarde. Y se aconseja la orientación Norte”.

Si la pileta se utiliza durante todo el año, se estima que el sistema solar puede aportar un 70 % de la climatización (a los 30ºC que requieren las piscinas climatizadas), y las calderas completarían el porcentaje restante.

FUENTE: ARQ CLARIN

Climatizacion-piletas

Nos interesa tu opinión